Declaración de la Cumbre para la Paz religiosa en Oriente Medio celebrada en Casa Mediterráneo, Alicante

En nombre de Dios,
Nosotros, pueblos de la Tierra Santa y líderes de sus comunidades religiosas, nos reunimos para asumir responsabilidades con el objetivo de buscar incesantemente la paz en la Tierra.


image1

Recalcamos que nuestros dos pueblos son responsables de su destino común, que las tres religiones tienen la responsabilidad de crear una coexistencia pacífica, y que nosotros, en tanto que líderes religiosos, somos responsables de fomentar una vida de respeto mutuo basada en la justicia y la seguridad, con el espíritu de la palabra de Dios transmitida por Sus profetas.

Vivimos en Tierra Santa por la gracia de Dios, y deseamos someternos a Su voluntad. Reconocemos la santidad de la Tierra para las tres religiones.

Las tres religiones valoramos el principio de la santidad de la vida, e instamos a practicarla en la vida cotidiana en nuestra Tierra. La violencia perpetrada, supuestamente en nombre de Dios, es una profanación de Su nombre, un crimen contra aquellos que fueron creados a Su imagen, así como una degradación de la fe. Los medios adecuados para solucionar los conflictos y los desacuerdos son únicamente la negociación y la deliberación.

Instamos vehementemente al cese de la incitación, la tergiversación y la distorsión de la imagen del otro y del prójimo. Nos comprometemos a educar a las futuras generaciones para mantener el respeto mutuo. Basándonos en las tradiciones religiosas y en nuestro entendimiento de lo que es mejor para nuestros pueblos y comunidades, enfatizamos la necesidad de encontrar una solución que reconozca el derecho de los dos pueblos a existir con dignidad.

Esperamos que la paz entre nosotros resuene y tenga eco por todo el mundo por el bien de todas las naciones.

Los líderes religiosos tenemos la responsabilidad especial de contribuir a la consecución de la paz tan deseada. Instamos a los líderes políticos de Israel y Palestina a trabajar conjuntamente para llegar a una solución. Sin embargo, esto no nos excusa de nuestra responsabilidad ante Dios ni ante las comunidades de creyentes de avanzar hacia la paz, rezar por ella y luchar incansablemente por su consecución.

Declaramos el establecimiento de un comité permanente que trabajará para llevar a la práctica los principios de este documento. Asumimos la responsabilidad de trabajar conjuntamente con persistencia, reunirnos con otros líderes religiosos y guiar a las generaciones más jóvenes en ese espíritu. Habremos de trabajar juntos para hacer llegar un mensaje religioso de paz en Tierra Santa para el bien de todos sus pueblos, y todos nos habremos de reunir en unidad y con un corazón sincero para llevar a cabo la voluntad de Dios.

Versión francés

Versión árabe

  • Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Deja un comentario

— required *

— required *

 
Para votar es necesario registrarse en la página. Disculpe las molestias.