Casa Mediterráneo organiza una charla sobre el impacto y los desafíos geopolíticos y geoeconómicos del nuevo corredor de hidrógeno verde

Gonzalo Escribano, investigador principal y director del Programa de Energía y Cambio Climático del Real Instituto Elcano y Antonio Sepúlveda, catedrático de química inorgánica de la Universidad de Alicante , profundizarán en las oportunidades y los retos que plantea el H2MED el próximo 17 de enero a las 19 horas en la sede de la institución diplomática

 

La próxima sesión del ciclo ’El Mediterráneo hoy’ abordará un asunto de máxima actualidad: la puesta en marcha del corredor mediterráneo de hidrógeno verde H2MED, impulsado por España, Francia y Portugal y sellado en la Cumbre Euromediterránea (9MED) que tuvo lugar el pasado 9 de diciembre en Alicante. Este acuerdo permitirá el transporte de hidrógeno verde por Europa, en un contexto de búsqueda de alternativas a las fuentes de energía contaminantes, y convertirá a la península ibérica en uno de los principales hubs energéticos de la Unión Europea.
Gonzalo Escribano, investigador principal y director del Programa de Energía y Cambio Climático del Real Instituto Elcano, ahondará en el tema en un encuentro titulado “Declaración de Alicante: Impactos y desafíos geopolíticos del nuevo corredor de hidrógeno verde en el Mediterráneo”, que tendrá lugar el martes 17 de enero a las 19:00 horas en la sede de Casa Mediterráneo.
También intervendrá Antonio Sepúlveda, catedrático de química inorgánica de la Universidad de Alicante, entidad colaboradora en este evento. Sepúlveda explicará en qué consiste el hidrógeno verde, cómo se produce y el desafío y avance que supone en cuanto a vector energético.
El proyecto incluye dos infraestructuras transfronterizas, una entre Celorico da Beira (Portugal) y Zamora, y otras submarina, entre Barcelona y Marsella, así como dos ejes troncales. El macroproyecto, que será financiado hasta en el 50% por fondos europeos, permitirá llevar hidrógeno obtenido con energías renovables a la UE.
Lo que se pretende “es sustituir el hidrógeno que sigue emitiendo carbono a partir de gas o de carbón, para reducir las emisiones y, por tanto, ayudar en el proceso de descarbonización”, señala Escribano. Su importancia radica en que “permite avanzar en la transición energética en aquellos sectores que son más difíciles de descarbonizar al requerir un uso muy intensivo de energía”, añade.
El hidrógeno verde, un combustible que se consigue fundamentalmente a través de la electrólisis del agua y que no genera emisiones, forma parte de la estrategia para una Europa climáticamente neutra que presentó la UE en 2020. En este sentido, apunta el investigador, se pretende que para el año 2050 Europa sea neutral en carbono. “El objetivo está claro: que las renovables sustituyan casi en su totalidad a los combustibles fósiles. Por eso es tan importante el papel del hidrógeno, precisamente para aquellos sectores de la economía que son más difíciles de descarbonizar, también para el transporte a larga distancia, la aviación o el marítimo”, afirma. “En esos reductos que va a ser muy difícil electrificar el hidrógeno presenta muchas oportunidades”, indica Escribano.
El H2MED sustituye al proyecto Midcat, un gasoducto entre España y Francia, a través de los Pirineos, que España y Alemania querían sacar adelante para impulsar las interconexiones gasistas de la Unión, que se topó con la negativa de París. El nuevo corredor podrá transportar el 10% del consumo de hidrógeno verde previsto para la UE en 2030, alrededor de 2 millones de toneladas anuales, según los cálculos presentados por el Gobierno español.