Ignacio García-Vidal: “Casa Mediterráneo respalda con el Premio de Interpretación las incipientes carreras de jóvenes solistas que han decidido comprometerse con la música para hacer de ello su vida”

El Día del Mediterráneo se celebra este año de una manera muy especial, con un concierto que tendrá lugar el domingo 26 de noviembre a cargo del Ensemble Casa Mediterráneo y se enlaza con la entrega del “Premio de Interpretación Musical Casa Mediterráneo para jóvenes guitarristas de países del Mediterráneo” y con un homenaje a la mujer tras la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia ellas. El concierto se celebrará en la sede de la institución diplomática a las 12 h. y es abierto al público hasta completar aforo.

La primera edición del premio, que convocan Casa Mediterráneo y su orquesta residente Ensemble Casa Mediterráneo, va dirigido a jóvenes intérpretes de guitarra de entre 18 y 25 años, nacidos o nacionalizados en cualquier país del arco mediterráneo. En esta ocasión, el certamen se ha centrado en la guitarra y tiene como principal objetivo impulsar y servir de estímulo motivacional a aquellos intérpretes que están labrándose un camino profesional en el mundo de la música. Contempla tres premios: el primero, dotado con 2.000 euros; el segundo, con 1.500 € y el tercero, con 1.000 €. Además, el ganador del primer premio será obsequiado con una guitarra valorada en 1.500 €, cortesía de la marca de guitarras Sulayr.

El concurso consta de tres fases: la primera ha consistido en una selección previa, en la que los candidatos tuvieron que enviar un vídeo con fragmentos de dos obras de libre elección, una biografía y una carta de motivación; posteriormente, un jurado especializado seleccionó a los tres finalistas, que acudirán a Alicante para realizar dos ensayos con el Ensemble Casa Mediterráneo el sábado 25 de noviembre; y, por último, el domingo 26 de noviembre a las 12:00 horas cada finalista tocará en el concierto final una pieza de libre elección para guitarra sola, de su propia tradición, y una obra obligada para guitarra y orquesta de cuerda junto al Ensemble Casa Mediterráneo. Cada intérprete tocará una pieza obligatoria, adjudicada mediante sorteo. Una vez terminado el concierto, el jurado deliberará y entregará los premios.

Con el fin de conocer la esencia de este premio y cómo será el concierto y acto de entrega de los premios, mantuvimos una entrevista con el maestro Ignacio García-Vidal, director artístico del Ensemble Casa Mediterráneo e ideólogo del concurso.

¿Qué acogida ha tenido esta primera edición del Premio de Interpretación Musical para jóvenes intérpretes del Mediterráneo?

Esta edición del concurso es la pionera del mismo y parte con una voluntad de permanencia en el tiempo, con lo cual, nos lo debemos tomar con la calma que requieren las experiencias precursoras. Hace falta un tiempo para asentar todas las propuestas que tienen que ver con lo artístico y con lo cultural. Dicho esto, ha levantado muchas expectativas, mucha curiosidad dentro del ámbito musical, en concreto dentro del mundo de la guitarra, porque no es habitual -podemos decir que es una especificidad de nuestro premio- el hecho de que los convocados sean jóvenes guitarristas de entre 18 y 25 años de todos los países del Mediterráneo. Esta particularidad hace que nuestro concurso sea único, que haya tenido muy buena aceptación, que haya levantado mucha curiosidad en todo el mundo musical e, insisto, nuestra voluntad no es quedarnos en esta primera edición, sino que poco a poco se consolide y que en ediciones futuras varíe en el apoyo a los diferentes tipos de instrumentistas del arco mediterráneo.

Si se puede desvelar con antelación, ¿qué intérpretes y de qué nacionalidades han llegado a la final?

Francamente, por una cuestión artística no hay ningún problema en desvelar esos nombres, pero existe un aspecto protocolario que nos invita a velar por la calma de los concursantes. En este sentido, sí te puedo decir que en la primera fase de selección se han recibido candidaturas de diferentes puntos de España, Italia, Turquía y Croacia. Y eso constituye un éxito porque hemos logrado una representatividad de diferentes países del arco mediterráneo. El jurado ha hecho un trabajo de selección de los tres finalistas, que son dos chicas y un chico, de los que podemos decir que representan muy bien la mediterraneidad. Lo dejamos ahí y que la gente venga al concierto a descubrirlo.

Según las bases del concurso, habrá ensayos de los finalistas con el Ensemble, un día antes del concierto y de la entrega de los premios. ¿Nos puedes detallar cómo se desarrollarán los ensayos y el concierto final?

Para el Ensemble Casa Mediterráneo éste es un concierto especial. Estamos cumpliendo, al igual que la sede, diez años de existencia y es un concierto de celebración porque nos ponemos a disposición de estos solistas que vienen de distintos países, para acompañarlos y que logren obtener el mejor resultado de su interpretación. Para ello, el Ensemble Casa Mediterráneo va a estar realizando diferentes ensayos sólo como orquesta los días previos. El día anterior al propio concierto final, cada uno de los finalistas va a disponer de dos ensayos con nuestra agrupación musical. Eso es fundamental. Ahí realmente es donde se establece cuál es la interpretación y la idea musical que cada uno de los intérpretes quiere demostrar de cada obra.

Cada intérprete va a tocar una obra como solista con la guitarra para que el jurado y todo el público puedan disfrutar únicamente del sonido del instrumento y después tendrá lugar un concierto para guitarra y orquesta. Como son tres finalistas, interpretaremos tres conciertos: Concierto para guitarra y orquesta en La M op. 140, de Ferdinando Carulli; Concierto para guitarra y orquesta en Re Mayor RV 93, de Antonio Vivaldi; y Concierto para guitarra y orquesta en Do Mayor RV 425, de Vivaldi. Se realizó un sorteo con estas piezas y cada uno de los finalistas tendrá que tocar uno de estos conciertos. Ellos ya están ensayando y cuando lleguen a Alicante pondremos en común todas las ideas que traerán como solistas, con las mías como director musical y con las del propio Ensemble.

¿Quiénes forman parte del jurado del premio?

Las personas que van a venir de jurado son tops internacionales. Prefiero no facilitar sus nombres por la misma razón que la de los jóvenes intérpretes, por discreción y por tratarse de un premio; son cosas que conviene llevarlas con cierta cautela. Se trata de solistas de primera talla internacional, con una carrera importantísima, y para nosotros es un honor que nos acompañen en esa mañana, porque confieren al premio un nivel cualitativo que lo sitúa entre uno de los más importantes, en este caso, de la guitarra. También los melómanos que nos acompañan habitualmente podrán ver en Casa Mediterráneo a algunas de las figuras más relevantes de la guitarra. En el mundo de la música clásica va a venir gente muy puntera del mundo de la guitarra y ha sido difícil lograrlo.

El concierto se dedica también a la mujer…

Este concierto engloba varios homenajes. El 28 de noviembre es el Día del Mediterráneo y de alguna manera la ubicación en la fecha del 26 la pensamos también para rendir homenaje -porque va a ser un concierto enfocado en el encuentro- a todos los países del Mediterráneo que nos vamos a encontrar, simbólicamente, en Casa Mediterráneo haciendo música. No se nos ocurre mejor vehículo de comunicación y de hermanamiento, y más en estos tiempos.

Además, el propio sábado 25 se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Y no podemos tener esa fecha tan cerca y no rendir nuestro espacio de solidaridad y reflexión a este motivo. Al final es la música la que nos hermana, la que se convierte en vehículo de comunicación, la que hará que nos encontremos personas de diferentes países del Mediterráneo, pero también que nos acordemos del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

[su_quote]Desde el arte podemos proponer espacios de reflexión, ser vehículo de hermanamiento, como lo evidencia este premio, donde nos vamos a juntar gente de Turquía, Croacia, España y de diferentes países haciendo música, sin pensar en el lugar de procedencia, ni en nuestro DNI ni pasaporte.[/su_quote]

Con relación a lo que acabas de mencionar sobre el hermanamiento que concita la música, ¿qué importancia crees que ésta tiene en estos tiempos tan convulsos de guerras y enfrentamientos interreligiosos y territoriales?

Desde el arte no podemos cambiar el mundo. Está demostrado que quienes pueden cambiar el mundo son aquellos que detentan el poder para hacerlo. Desde el arte podemos proponer espacios de reflexión, ser vehículo de hermanamiento, como lo evidencia este premio, donde nos vamos a juntar gente de Turquía, Croacia, España y de diferentes países haciendo música, sin pensar en el lugar de procedencia, ni en nuestro DNI ni pasaporte, utilizando la música como un lenguaje de hermanamiento, un lenguaje común que nos identifica y que nos hace entendernos.

Por lo tanto, la respuesta sería que el arte es un símbolo de lo que podría llegar a ser un mundo en el que todos nos esforzásemos un poquito para vivir en paz. Porque para que haya paz lo primero es la comunicación y la música constituye un gran vehículo para ello. Insisto, deberíamos buscar un lenguaje común y, otra vez, hablo de modo metafórico. Para nosotros ese lenguaje común son los pentagramas, las notas, las corcheas, las armonías… pero es un buen símbolo pensar que, si queremos, podemos encontrar un lenguaje común en el cual entendernos todos y hacer que la armonía sea lo que se imponga e impere en el mundo y no la disonancia.

Se trata de un concierto con una gran carga simbólica.

Así es, por eso digo que el premio encierra toda una metáfora, un mensaje de apoyo a los valientes. Casa Mediterráneo cree en la música, cree en el arte como vehículo de comunicación y respalda con este premio esas incipientes carreras de jóvenes solistas musicales que han decidido comprometerse con el arte y con la música para hacer de ello su vida. Y ese mensaje me parece fundamental. Casa Mediterráneo con este premio quiere motivar a esos jóvenes que desean hacer del arte y de la música su carrera, especialmente en todos los países del Mediterráneo. Ésa es la idea del premio. ¿Para qué nace? Tal como dicen las bases, nace para apoyar, para motivar y para reconocer la valentía y la carrera de unos jóvenes solistas que han optado por hacer del arte su vida. Y eso, que es muy duro y difícil, Casa Mediterráneo lo entiende, lo apoya y lo premia.

La música implica valores que no están de moda, valores como la constancia, la paciencia, la calma, el compromiso, la capacidad de saber que las cosas no se consiguen con rapidez, sino que todo lo que merece la pena cuesta. Eso hay que valorarlo y más en un mundo que todo el tiempo nos recuerda lo contrario. Un mundo que va muy rápido, que pide resultados inmediatos, que las cosas, aunque sean efímeras, merecen la pena… Mientras que el arte representa todo lo contrario y eso es lo que quiero demostrar con este premio. Por eso estoy tan feliz de poder ofrecerlo a Alicante y a todo el mundo. Para mí es una felicidad lo que va a pasar el 26 de noviembre.

[su_divider]

Fotografía: Ignacio García Vidal, director artístico del Ensemble Casa Mediterráneo, junto a Andrés Perelló, director de Casa Mediterráneo, durante la presentación del premio a los medios de comunicación el pasado mes de julio.