Casa Mediterráneo presenta la exposición pictórica “Alicante: punto de partida de ferrocarriles mediterráneos”

En España, los artistas ferroviarios son pocos, y muchos menos los que se dedican a su faceta histórica. A pesar de ello, la provincia de Alicante puede contar con un elenco de obras que recogen diferentes aspectos de la historia ferroviaria provincial; temporal y espacialmente entre las décadas de 1880 a 1960, en las comarcas del Baix Vinalopó, L´Alacantí y la Vega Baja del Segura. Allí donde la cámara fotográfica estuvo ausente, la pintura la sustituye mostrándonos imágenes que aspiran a la exactitud documental, tanto en sus colores originales, como en el aspecto riguroso de trenes y estaciones.

El pintor José Vicente Coves Navarro es uno de esos artistas que ha plasmado en sus obras escenas de trenes y estaciones emblemáticos de esta parte del Mediterráneo. Una selección de dieciséis de sus obras conforman una nueva exposición que se inaugurará el próximo 5 de marzo a las 19 horas en Casa Mediterráneo con la participación del propio pintor, quien ofrecerá un recorrido comentado a los asistentes. El acto será presentado por el director general de Casa Mediterráneo, Andrés Perelló, y contará con las intervenciones de José Vicente Coves Navarro, autor de las obras, y José Daniel Hernández Martín, miembro de la Associació Alacantina d´Amics del Ferrocarril.

Los cuadros recogen algunas de las líneas férreas alicantinas de carácter litoral, obviando las geográficamente interiores, para hacer honor al título de la muestra, «Alicante: punto de partida de ferrocarriles mediterráneos». Las técnicas utilizadas van desde el óleo, la acuarela, el lápiz y el rotulador, hasta el gouache y el acrílico, con un resultado sumamente realista.

Los cuadros inmortalizan escenas como la estación de Elche en la década de los 50 del siglo pasado, un mercancías al atardecer en dirección a Murcia, “el tren del migdía” entre Alicante y Elche, la humeante salida de un tren de mercancías desde la estación de Crevillente al atardecer, la playa de vías de la estación de Alicante-Benalúa en una tarde estival, una vista general de los talleres de la estación de Alicante-Benalúa, la línea de tranvías a vapor entre Alicante y Crevillente, el ferrocarril de Madrid-Alicante, la estación ilicitana hacia 1920 con un tren matutino, el ramal de Albatera a Torrevieja o el «trenet de la Marina», entre otras. Todo ello proporciona una bella y amplia visión del importante papel que han desempeñado los ferrocarriles en el desarrollo y la conectividad del territorio.