José Graziano da Silva: «Como en los países pobres quien no trabaja no come, la situación del hambre tiende a empeorar cada vez más»

La pandemia de Covid-19 está teniendo un fuerte impacto en la seguridad alimentaria y la nutrición de todo el planeta. El hambre sigue en aumento por efecto del desempleo, y no sólo en los países en desarrollo, del mismo modo que los niveles de sobrepeso y obesidad se extienden de forma preocupante. José Graziano da Silva, ex director general de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), abordará estos fenómenos en la charla virtual ‘Seguridad alimentaria en tiempos de pandemia’ enmarcada en el ciclo ‘Medio Ambiente y el Mediterráneo’. El encuentro, moderado por Beatriz Beeckmans, se celebrará el viernes 22 de enero a las 19:00 h. en la web de Casa Mediterráneo.

Como adelanto al evento mantuvimos una entrevista con José Graziano da Silva, quien ha contribuido durante más de 30 años a nivel académico, profesional y político a las cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria y el desarrollo rural. En particular, como Director General de la FAO de 2012 a 2019 implementó la experiencia adquirida con el programa Fome Zero (Hambre Cero) en Brasil, que concibió y posteriormente dirigió mientras prestaba servicio como Ministro Extraordinario de Seguridad Alimentaria y Lucha contra el Hambre durante el primer gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

¿Qué incidencia ha tenido la crisis global ocasionada por la pandemia de Covid-19 en los sistemas agroalimentarios del mundo? ¿Durante este período de tiempo, se ha producido desabastecimiento de productos frescos en ciertos países con sus consiguientes efectos en la nutrición?

Por ahora no se han registrado grandes problemas en la oferta de alimentos, excepto en algunos productos más perecederos como frutas y verduras en algunas regiones rurales menos desarrolladas, pero se ha producido inflación en los precios de los alimentos en todo el mundo por varios motivos y la gente no cuenta con dinero para pagarlos. O sea, que el hambre sigue aumentando. Ya lo estaba haciendo antes de la pandemia y ahora se ha acentuado con el incremento del desempleo. Con la segunda ola que se inició ahora, es difícil afirmar que no podría haber problemas en la oferta de algunos productos porque ya vamos hacia la segunda temporada de producción agrícola en la pandemia. 

El confinamiento impuesto en 2020 por un gran número de gobiernos para atajar los contagios, ¿de qué forma ha afectado a los trabajadores agrícolas, pequeños productores y comerciantes del mercado informal que dependen de su trabajo diario para poder subsistir?

El confinamiento ha afectado a todos. Hasta en países desarrollados vemos colas de personas con hambre por un plato de comida. Como se ha reducido el nivel de actividad económica, eso ha afectado al poder adquisitivo sobre todo de la parte más pobre de la población y en países con altos grados de economía informal estos efectos son todavía peores. 

Sin duda, los países en vías de desarrollo están sufriendo más inseguridad alimentaria porque en los países desarrollados los gobiernos prestaron apoyos diversos a sus ciudadanos, cosa que no sucedió en los más pobres. Así que África, América Latina y Asia son los continentes más afectados por ahora. 

Pero con la segunda ola de la pandemia esta situación puede ser aún peor, pues estamos a punto de cumplir un año confinados y sin crecimiento del empleo ni del trabajo informal. Como en los países pobres quien no trabaja no come, la situación del hambre tiende a empeorar cada vez más. 

Visita de directores de agencias de la ONU, en el centro José Graziano da Silva, a Doumana Ara Land, región de Maradi, Níger, el 16 de agosto de 2018.

¿Existe voluntad internacional para dotar de financiación los programas de lucha contra el hambre?

Como afirmó el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, la financiación de programas contra el hambre sigue siendo igual o peor que antes de la pandemia. 

¿En los próximos años la digitalización de la agricultura mundial puede desempeñar un papel destacado para contribuir a la seguridad alimentaria?

Sin duda. Ésa es una de las buenas perspectivas que vemos, además de la disponibilidad de las vacunas en un tiempo récord. En realidad, el crecimiento del comercio online ya era una tendencia, que se acentuó mucho con las restricciones del confinamiento. Y todo indica que la tendencia continuará, como la del teletrabajo. 

[su_quote]La obesidad en niños podría comprometer a una generación futura entera.[/su_quote]

En el caso de España, el confinamiento obligatorio el año pasado trajo consigo una tendencia a elaborar comida casera con productos frescos al disponer de más tiempo para cocinar, al tiempo que se incrementó en otra parte de la población el consumo de productos procesados. ¿En los países ricos en general se ha observado una mejora o un empeoramiento en la forma de alimentarse?

La tendencia de cocinar en casa y comer y beber menos fuera no dio como resultado una mejora de la alimentación; al revés. Todos los indicadores parciales que tenemos hablan de un crecimiento de los productos procesados, y especialmente de los productos ultraprocesados ricos en azúcar, sal y grasas transaturadas, unido a un significativo crecimiento en la ingesta de alcohol. El resultado de esta combinación se debería reflejar en un crecimiento aún más rápido de la obesidad, sobre todo entre los niños que perdieron la alimentación escolar y se quedaron en casa viendo la televisión y comiendo bollos y snacks. Y la obesidad en niños podría comprometer a una generación futura entera. 

La nutrición es clave para tener un sistema inmunológico fuerte que nos proteja de las infecciones. ¿Las nuevas generaciones son conscientes de la importancia de unos hábitos de alimentación saludables?

Una pequeña parte de las nuevas generaciones en países desarrollados, sobre todo en Europa sí, pero no en los países en vías de desarrollo que hace poco empezaron a tener acceso a la comida rápida tipo McDonalds y Pizza Hut. ¡Y están encantados con ello!