Miriam Martínez y Roberto Algarra: «La nueva Agenda para el Mediterráneo propuesta por la UE tiene el objetivo de reforzar la cooperación estratégica y las políticas de vecindad de los países mediterráneos»

La Asociación de Investigación de la Industria Textil (AITEX) y el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) han organizado, en colaboración con Casa Mediterráneo y Europe Direct Comunitat Valenciana, las “Jornadas Mediterráneas de Cooperación: cooperación transfronteriza para el intercambio de estrategias económicas sostenibles en el área mediterránea”. Un evento celebrado los pasados días 2 y 3 de junio en la sede de Casa Mediterráneo dirigido a tratar los desafíos comunes del área mediterránea y contribuir a que esta región sea más competitiva, innovadora, inclusiva y sostenible.

En el transcurso de las jornadas, englobadas dentro del Programa ENI CBC 2014-2020, se mostraron los logros de la cooperación transfronteriza en la región mediterránea, así como los desafíos en el marco del Instrumento Europeo de Vecindad con el fin de promover el intercambio de estrategias dirigidas a generar nuevas acciones de desarrollo empresarial.

El evento reunió a una amplia gama de actores de la cooperación euro mediterránea, entre representantes políticos de la Unión Europea y actores de diversos proyectos a ambos lados de la región. En el encuentro se abordó el proyecto CRE@CTIVE, cuyo objetivo es fomentar la cadena de valor y las alianzas empresariales entre las MIPYMES del sector textil, del calzado y del cuero del Mediterráneo para impulsar la creación de nuevos productos y el crecimiento empresarial mediante la construcción de puentes entre estos sectores y la industria creativa. En este marco, el IVACE explicó y puso a disposición de las instituciones el mecanismo de análisis estratégico para el desarrollo empresarial (MASDE), que supone un conjunto de herramientas de trabajo y cooperación para empresas e instituciones de los sectores empresariales (clusters, institutos tecnológicos, etc.) para mejorar la planificación estratégica y la sostenibilidad de las empresas.

Con el fin de conocer más a fondo los objetivos de estas jornadas y en qué consiste el proyecto CRE@CTIVE mantuvimos una entrevista con Miriam Martínez, directora de proyectos de AITEX (Asociación de Investigación de la Industria Textil), y Roberto Algarra, director de la Unidad de Programas Europeos del IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial).

Vuestra ponencia en las jornadas ha versado sobre historias de éxito del Instrumento Europeo de Vecindad (ENI, siglas en inglés) de la Cooperación Transfronteriza en el Mediterráneo (CBC Med / Cross Border Cooperation, en inglés), los logros, las lecciones aprendidas y los nuevos desafíos. En primer lugar, ¿qué es el programa ENI CBC?

ENI CBC Med es un programa financiado con fondos de la Unión Europea, que sufragan proyectos internacionales de colaboración entre entidades del norte y del sur del Mediterráneo. La finalidad del programa es que haya una transferencia de conocimientos y de buenas prácticas entre los distintos actores de diversos sectores económicos. Hay cuatro prioridades, relativas a PYMEs y desarrollo empresarial, transferencia tecnológica e innovación, inclusión social y lucha contra la pobreza, Medio Ambiente y cambio climático.

En este caso, nosotros que trabajamos en los sectores más tradicionales -textil, confección, calzado y cuero-, hemos comprobado que nuestros socios del sur tienen buenas prácticas en temas de sostenibilidad de las que carecemos (materia prima, prácticas artesanas), así como el norte tecnologías innovadoras sostenibles que impulsan los eco-procesos manufactureros.

En concreto, ¿en qué consiste el proyecto CRE@CTIVE?

El proyecto CRE@CTIVE lo que pretende es impulsar los sectores manufactureros, los que he comentado anteriormente –confección, textil, calzado y cuero-, promocionando la creatividad y creando nuevos productos, innovadores y sostenibles.

¿Qué países están involucrados en el proyecto?

Somos 11 entidades del norte y del sur. Los países involucrados son: España, Italia, Túnez, Palestina, Egipto y Jordania. Y hay entidades de todo tipo, desde organismos públicos como ministerios o el IVACE en España, hasta asociaciones, universidades, empresas e institutos tecnológicos como AITEX… Una gran variedad de entidades para que sea un proyecto multidisciplinar que abarque distintos conocimientos y áreas temáticas.

Roberto Algarra y Miriam Martínez – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

¿Cuál es el papel de AITEX y del IVACE en este proyecto?

AITEX actúa como líder del proyecto. En nuestro caso, uno de los resultados que hemos obtenido ha sido generar seis laboratorios de innovación. Cada país tiene su temática específica y estos laboratorios lo que pretenden es dar servicios a las empresas manufactureras para promocionar sus productos y ayudarles a crecer.

Habíamos trabajado anteriormente en proyectos europeos, CREATIVEWEAR y TCBL con entidades italianas, y estudiado un modelo de negocio, que es el que se ha transferido a los países del sur. Estos modelos de negocio son los laboratorios, contemplados como espacios de co-creación y soporte para empresas. En AITEX vamos a utilizar nuestro ECO-L@B, en el que empleamos distintas tecnologías innovadoras y sostenibles, especialmente para la parte de los acabados, con mucho potencial para poder desarrollar, sobre todo, el tema de la creatividad.

Este es el modelo de negocio que hemos estudiado en los proyectos previos y que vamos a transferir a los países del sur. Los otros dos laboratorios que crecieron junto al ECO-L@B son el MAKE-L@B, que está localizado en Sicilia, y el HERI-L@B, ubicado en Prato, Milán. El MAKE-L@B está enfocado a promocionar actividades de coworking y potenciar las actividades de las startups. Y el HERI-L@B pretende impulsar el patrimonio de los sectores del textil y la confección en Prato. Esos tres modelos de negocio ya están establecidos y serán transferidos a los países del sur.

En el sur se han creado tres nuevos laboratorios, que están localizados en Túnez, en Palestina y en Egipto. En Egipto se ha hecho el NET-L@B, que pretende promocionar a las empresas con actividades de networking y de comunicación y difusión. En Túnez se encuentra el TECHNO-L@B, cuyo objetivo es utilizar tecnología, sobre todo para realizar textiles inteligentes. Y luego está el DESIGN-L@B en Palestina, cuyo propósito es promocionar el diseño en los sectores manufactureros, especialmente dirigido al cuero, que es donde son más fuertes. Nuestro rol, además de liderar el proyecto, ha consistido en transferir esos laboratorios.

El proyecto está dividido en dos grandes ramas: una parte técnica –la que he comentado de los laboratorios-; y otra institucional, en la que entra en juego el IVACE como uno de los socios del proyecto. En esta parte el IVACE y AITEX hemos desarrollado dos herramientas. Una para entidades financieras, FI@CTIVE, con el fin de conocer cuáles son las ayudas económicas actuales y poder hacer un intercambio de las que existen tanto en el norte como en el sur. Y se ha creado otra herramienta, denominada la MASDE, que ha lanzado el IVACE en colaboración con ATEVAL (Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana) y AITEX para evaluar la situación en distintas áreas temáticas de las empresas. En este proyecto lo hemos ampliado con dos áreas más: creatividad y sostenibilidad.

¿Los productos resultantes del proyecto, qué salidas tendrán?

Una vez que se han lanzado estos laboratorios y ya están establecidos, lo que hemos hecho ha sido lanzar una convocatoria para que distintas empresas de base tecnológica, empresas manufactureras de los sectores textil, confección, calzado y cuero, puedan optar a la misma junto con artistas o diseñadores. Esas entidades sí que van a generar resultados tangibles, prototipos, y un nuevo modelo de negocio entre ellos. Esperamos que se creen alianzas entre el norte y el sur, con perspectivas de fabricación y de exportación en un futuro.

¿La Unión Europea está prestando la suficiente atención al Mediterráneo, una región con importantes desafíos en materia de inmigración, terrorismo, cambio climático y desarrollo económico?

Creo que la Unión Europea sí que mira al Mediterráneo porque hay convocatorias específicas para esta región. Interreg Med es una convocatoria para el Mediterráneo, así como ENI CBC MED. Además, la nueva Agenda para el Mediterráneo propuesta por la UE tiene el objetivo de reforzar la cooperación estratégica y las políticas de vecindad de los países mediterráneos. Considero que sí que existen herramientas que promocionan el Mediterráneo, pero nosotros como stakeholders (partes interesadas) no sabemos vendernos hacia fuera del Mediterráneo. No generamos una imagen potente para decir, por ejemplo, que somos tan buenos como los nórdicos. Hacemos cosas muy innovadoras, que implican mucha investigación y nuevos desarrollos muy potentes, pero luego fallamos a la hora de vender nuestra imagen de cara al exterior.

[su_quote]El proyecto CRE@CTIVE es un ejemplo de cooperación mediterránea, ya que no solo se contempla el intercambio de conocimientos técnicos, sino que se prioriza el estrechamiento de relaciones transfronterizas entre las orillas del Mediterráneo.[/su_quote]

Proyectos como este, ¿contribuyen a potenciar esa imagen del Mediterráneo hacia fuera?

Por supuesto que sí. El proyecto CRE@CTIVE es un ejemplo de cooperación mediterránea, ya que no solo se contempla el intercambio de conocimientos técnicos, sino que se prioriza el estrechamiento de relaciones transfronterizas entre las orillas del Mediterráneo, favoreciendo la cooperación para el desarrollo económico y social de la zona. Además, no debe perderse de vista la inmensa variedad cultural que existe entre dichas regiones, siendo uno de los aspectos claves y potentes de dicho tipo de convocatorias, que abogan por el intercambio cultural y el fomento del patrimonio regional enriqueciendo de este modo la imagen que se transmite del Mediterráneo hacia el exterior.

¿En qué fase se encuentra el proyecto?

Actualmente estamos firmando los acuerdos. Por un lado, ya tenemos a los 16 ganadores de la convocatoria, de las que se generarán 21 alianzas de cooperación. Los proyectos empezarán a mitad de junio, junto con los laboratorios que he mencionado.

Por otro lado, se está comenzando a abordar las tareas relacionadas con el desarrollo de modelos de gobernanza que comprometa nuevas alianzas público-privadas innovadoras involucrando a actores institucionales, económicos y sociales. Este nuevo modelo de gobernanza contempla la creación de seis observatorios de cooperación y diálogo abierto para establecer políticas y programas de financiación de la innovación en cada uno de los países del proyecto y un Plan de Acción que contemple aspectos clave para la implementación y futura programación del modelo de negocio en cada país.