‘Papicha, sueños de libertad’: La moda como resistencia

Éste es un comentario previo y guía de visionado a la sesión de debate del cine-club online de Casa Mediterráneo que sobre este film que se emitirá el miércoles 17 de noviembre de 2021 a las 19 horas por las redes sociales y canal de Youtube de Casa Mediterráneo.

Por Luis López Belda.

Ser mujer no debería ser nada fácil, especialmente en la Argelia en los años noventa, un período marcado por la guerra civil y el ascenso al poder de un grupo extremista, cuya presencia se advierte por los atentados terroristas llevados a cabo con alarmante frecuencia y los carteles colocados exigiendo el uso del hiyab por parte de las mujeres. Es en este escenario donde conocemos a Nedjma, una estudiante de moda que se niega rotundamente a que el régimen fundamentalista trastoque su estilo de vida y su visión del mundo. Le gusta salir con sus amigas de fiesta, vestirse como le da la gana y tener derecho a estudiar y trabajar, valores incompatibles con los de los que están subiendo al poder.

Son hombres irracionales que practican el acoso, cánticos en plena calle o intentos de violación y amenazas contra la forma de vestir de Nedjma: “Cuida tu imagen o nosotros cuidarenos de ti» o «si no te cubres ahora, lo harás después con un sudario en tu funeral» son sólo algunas frases pronunciadas con aterradora naturalidad. Pero la protagonista no se amilana – «si no te gusta, cierra los ojos», le responde el machista amigo de su novio -, organizando un desfile de modas en la universidad donde estudia, en honor a su cobardemente asesinada hermana, y que, a su manera, sirve como acto de rebelión contra la consolidación del nuevo régimen.

[su_youtube url=»https://youtu.be/1mhH7sFYb9w»]

La narración, dirigida y escrita por Mounia Meddour, a partir de la libre adaptación de hechos reales, inicia el arco dramático de Nedjma desde la forma casual en que sigue con su vida y costumbres, como si no se hubiera dado cuenta de los eventos que suceden a su alrededor y que traerán consecuencias graves y duraderas en su estilo de vida. Como adulta recién salida de la adolescencia, su indiferencia sólo se revierte ante lo que le interesa, la moda, tratando de actuar para evitar el collage de carteles que guían el uso de la ropa musulmana por parte de las mujeres. A partir de ahí, no hay vuelta atrás: un maestro es agredido en el aula por hablar en idiomas extranjeros, se agrega bromuro a la leche para reducir la “lÍbido” de los adolescentes, aunque sea venenoso a la larga, y los hombres que parecíaN ser aliados de las mujeres revelan su verdadero rostro, creciendo como gallitos cada vez más por el discurso sexista que ahora ya está legitimado.

Mientras presencia la retirada forzosa de sus derechos y escucha críticas incluso sobre el estilo de beber agua o con qué mano sostiene el vaso, Nedjma reacciona con el arma que mejor maneja. Entonces, verla imaginar el futurible desfile es como presenciar el oficio de una artista talentosa, pero sin experiencia, que descubre cómo las líneas que dibuja en su cuaderno reinventan la túnica que las mujeres usaron para contrabandear rifles contra el ejército francés durante la guerra por la independencia del país. Es un arte que sirve como protesta pacífica, del mismo modo que trabajar y estudiar son armas contra la ignorancia religiosa… lo que se observa claramente en situaciones de las que son víctimas sus amigas.

La dirección muestra su disconformidad con los hechos por la mirada de desaprobación de Nedjma y, por momentos, el enfado y la frustración (más que justos pero, a veces, enemigos del artista) impiden que la autora advierta la ausencia de sutileza en ciertos diálogos y pasajes, que, aun así, funcionan porque conmueven fuertemente al espectador: A las mujeres, ciertamente, porque han tenido la desgracia de escuchar o vivir lo que se retrata. A los hombres, por reflejar los comportamientos que pueden haber cometido y darse cuenta de lo dañinos que son. 

En otras ocasiones, sin embargo, la directora encuentra en la delicadeza y el silencio una forma aún más eficaz de retratar el sufrimiento por el que atraviesa Nedjma. ​​La escena que retrata el surgimiento de la inspiración, con el descubrimiento de una forma de doblar la tela y la creación de colores utilizados en la coloración, es el contrapunto perfecto a la voz profunda de los hombres y al ruido de sus armas.

Vestida con diversas prendas que muestran el estado mental de su personaje por la forma en que se viste, y también sirven como un retrato de los años 90, Lyna Khoudri brilla en el escenario y exige una atención ilimitada a su drama. Su semblante alegre y, hasta cierto punto, intrascendente al experimentar lo que a todos se les ofrece -amor, amistad, diversión, libertad- va cambiando paulatinamente por la tensión marcada por los gritos que estallan dentro de su pecho. Sin embargo, es sólo en el silencio que la actriz sube un escalón más alto, traduciendo los procesos creativos en imágenes y gestos evocadores.

Una interpretación digna de una producción urgente, necesaria, casi de guerrilla sobre asuntos que, no nos engañemos, ocurren todos los días, cuando cualquier persona intransigente critica a una mujer por la talla de la ropa que lleva. Desafortunadamente, siempre hay una Papicha sufriendo cerca de nosotros.

[su_highlight background=»#062db5″]FICHA ARTÍSTICA[/su_highlight]

País: Argelia-Francia-Bélgica-Qatar. Título original: Papicha. Año: 2019. Dirección y guion: Mounia Meddour. Duración: 106 minutos. Género: Drama. Música: Rob. Fotografía: Léo Lefèvre. Reparto: Marwan Zeghbib, Lyna Khoudri, Shirine Boutella, Amira Hilda Douaouda, Yasin Houicha, Zahra Manel Doumandji, Aida Ghechoud, Nadia Kaci, Meriem Medjkrane, Samir El Hakim, Khaled Benaissa, Abderrahmane Boudia, Malek Ghellamat, Ahmed Benaïssa, Amine Mentseur

[su_highlight background=»#062db5″]PREMIOS Y MENCIONES[/su_highlight]

2019: Premios César: Mejor ópera prima y mejor actriz revelación (Khoudri)

2019: Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial)

2019: Festival de Valladolid – Seminci: Mejor nueva dirección y Premio del público

[su_highlight background=»#062db5″]PLATAFORMA DE STREAMING DONDE PUEDE VERSE EL FILM[/su_highlight]

Todas las películas del cine-club online de Casa Mediterráneo pueden verse en el canal del mismo título de la plataforma de streaming por suscripción mensual, Filmin: filmin.es/canal/casa-mediterraneo