Casa Mediterráneo celebra el Día de África con una mesa redonda sobre la experiencia migratoria

El 25 de mayo se conmemora el Día de África, que celebra la fundación de la Organización de la Unidad Africana (OUA), precursora de la actual Unión Africana, que trabaja para promover la unidad y la solidaridad entre los países africanos y para abordar los desafíos a los que se enfrenta el continente. El Día de África se convierte, pues, en una excelente ocasión para reflexionar sobre los logros y los retos de la región.

En Alicante, junto a una creciente llegada de personas procedentes de países de África del Norte, especialmente Marruecos y Argelia, así como de refugiados saharauis, la población subsahariana ha ido en aumento, especialmente procedente de los flujos de inmigración económica y de solicitantes de asilo. La crisis migratoria que en la actualidad afecta a las islas Canarias, con más de 30.000 personas llegadas a lo largo del año 2023, ha traído consigo la reubicación de algunas de estas personas en la provincia de Alicante, así como en otros lugares de España.

En este contexto, la Red Solidaria con África en Alicante, junto a otras entidades sociales que prestan ayuda a los jóvenes africanos que llegan a nuestro país, ha organizado una serie de actividades para conmemorar el Día de África, entre las que destacan el “Espacio África”, un evento de carácter cultural, musical y tradicional que se celebrará el 25 de mayo en el marco del festival ‘Alacant Desperta’ en el Castillo de San Fernando. Ese mismo día, Casa Mediterráneo acogerá a las 12 horas el acto institucional del Día de África, consistente en una mesa redonda sobre los procesos migratorios y las experiencias de vida de las personas que llegan a nuestras costas a través de pateras y cayucos. La mesa constará de dos partes: “Cómo se ven esas experiencias migratorias desde el cine”, con la participación de actores que formaron parte del rodaje de la serie de televisión “La Ley del Mar”, rodada en Alicante; y “Cómo es la experiencia migratoria en primera persona”, en la que personas de origen africano compartirán con el público su periplo migratorio mediante la ruta de los cayucos a Canarias. El acto concluirá con una representación cultural de tradición africana.

«La ley del mar» es una mini serie de televisión que cuenta la historia real de José Durá “Pepe” (Luis Tosar) y nueve tripulantes más del pesquero de Santa Pola ‘Francisco y Catalina’, que el 14 de julio de 2006 tomaron la decisión, amparada en la denominada “ley del mar”, de subir a su barco (preparado para 10 tripulantes) a 37 inmigrantes africanos varados a diez millas de Malta, entre los que se encontraban una niña de 2 años y una mujer embarazada. Durante nueve largos días, la embarcación quedó a la espera de la decisión de las autoridades europeas. Mientras las negociaciones se sucedían entre la diplomacia de media Europa, más de 60 personas convivían en apenas cincuenta metros cuadrados (filmaffinity).

Con el fin de hacernos una pequeña idea de lo que conlleva emprender una experiencia migratoria de África a España, entrevistamos a Bailo, un joven senegalés que se encuentra en Alicante tratando de labrarse camino pese a las dificultades.

¿Qué es lo que te impulsó a tomar la decisión de dejar tu país de nacimiento, Senegal, para venir a España?

Soy de una familia muy creyente, que quería que entrara a estudiar en una escuela coránica, pero al no estar de acuerdo con esta decisión que marcaría mi futuro decidí salir de mi país e intentar llegar a España.

¿Qué ruta seguiste para llegar a nuestro país?

En el año 2017 con 17 años salí de Senegal con destino a Mali y de ahí a Argelia, donde estuve dos años hasta que la policía me repatrió a mi país. En el año 2021 hice un nuevo intento. En esta ocasión, cogí un avión hacia Marruecos, donde permanecí dos años, tras varios intentos de cruzar la frontera, sin éxito. Finalmente, me subí a una patera con destino a Canarias.

¿Cómo fue esa travesía?

Fue muy complicada. El mar estaba muy movido y la patera se encontraba en mal estado, de modo que entraba agua todo el tiempo y los pasajeros teníamos que achicarla continuamente.

¿Cuánto dinero te costó ese viaje en patera?

Al cambio en euros, unos 2.500.

Una vez que llegaste a Canarias, ¿qué ocurrió a continuación?

Estuve durante cuatro días metido en un recinto, respondiendo entrevistas. De ahí me llevaron a Tenerife, donde permanecí unos dos meses. Desde Tenerife me trasladaron a Cullera, donde estuve un año, y de ahí vine a Alicante. Aquí empecé a formarme en fabricación mecánica y soldadura. CEAR me ayudó a la hora de obtener formación y de poder llevar a cabo todos los trámites administrativos. Como solicitante de asilo, obtuve la tarjeta roja, pero cuando me disponía a trabajar en prácticas la policía me denegó el permiso. En estos momentos estoy a la espera de que prospere el recurso que interpuse para poder trabajar.